Facebook: imatcliniccastelldefels | Instagram: @imatclinic

Email : info@imatclinic.com
  Contact : +34-93 664 27 37 | WhatsApp: 678639161 | Av. 309 nº 2, Castelldefels

La contaminación y nuestra piel

La contaminación ambiental es un problema que se está agravando con el tiempo y que afecta especialmente a aquellos quiénes viven en las grandes ciudades.
Todos somos conscientes de los problemas que esta polución puede producir sobre el medio ambiente y sobre nuestra salud, pero quizás no nos hemos percatado del daño que estás partículas que se encuentran en el ambiente pueden causar también sobre nuestra piel.

Ante todo una buena limpieza diaria de nuestra piel es esencial para evitar que los daños producidos por la contaminación se acumulen sobre esta.

Así, a través de la limpieza, evitaremos la acumulación residuos tóxicos sobre nuestra piel, disminuyendo la oxidación celular y limpiando los poros para evitar que se vean obstruidos

Obstrucción de los poros

Las partículas que se encuentran en el ambiente procedentes de la polución, tiene un tamaño 20 veces menor al tamaño de nuestros poros, por lo que son perfectamente capaces de penetrar a través ellos y obstruirlos. Esto desencadenará la aparición de acné al no poder eliminar el sebo secretado por las glándulas.

Oxidación celular

La contaminación produce un aumento de radicales libres, es decir, moléculas altamente reactivas que interaccionan con las membranas de nuestras células provocando daños sobre estas. Lo que va a provocar un envejecimiento en la apariencia de nuestra piel.

Deshidratación de la piel

Aunque no se conocen los mecanismos exactos por los que se produce, un aumento de la contaminación ambiental está relacionado con la disminución en la hidratación del estrato córneo de nuestra piel. Esta deshidratación tiene un efecto sobre las fibras de colágeno, ya que estas necesitan un entorno adecuadamente hidratado para aportar elasticidad y firmeza.

Envejecimiento prematuro

La unión de los dos últimos factores anteriormente nombrados provocan una aceleración del proceso de envejecimiento de nuestra piel, potenciando la aparición de manchas y arrugas sobre esta.

Irritación de la piel

La contaminación está provocando una disminución de las cantidades de Ozono, disminuyendo a su vez la capacidad que tiene la capa de ozono de filtrar las radiaciones UV que nos llegan a través del sol. Como consecuencia a esta disminución, la piel se ve mucho más expuesta, siendo mucho más propensa de esta forma a la aparición de irritaciones y de eccemas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *